Propulsando los negocios sociales: ¿Qué son las aceleradoras?

 

Por David Berón

 

Imagina lo siguiente: acabas de empezar una empresa para conectar directamente a pequeños agricultores del campo colombiano con miles de consumidores en las grandes ciudades del país. Tu modelo de negocios puede duplicar los ingresos de los agricultores, mejorar la calidad de la comida en los centros urbanos y demostrar que los productos orgánicos pueden ser accesibles fácilmente y a un precio bajo. Pero no tienes los recursos necesarios para desarrollar a fondo el potencial de tu idea.

Hasta el 2014, este era el caso de Siembra Viva, en ese entonces una plataforma emergente de comercio en línea y ahora una B Corp exitosa con base en Antioquia, Colombia. Siembra Viva elimina los intermediarios y provee así vegetales, granos y frutas producidas localmente y sin insumos químicos a un precio asequible a clientes en la región metropolitana de Medellín.

En el 2014, una inversión en etapa temprana de $400,000 de parte del Acumen Fund, una de las aceleradoras e inversoras de impacto más reconocidas del mundo, le permitió a Siembra Viva sobrepasar su apretón de recursos, realizar su visión y escalar su impacto social. Hoy en día la compañía trabaja con cientos de agricultores en el campo antioqueño – brindándoles información técnica sobre métodos orgánicos y regenerativos y ayudándoles a obtener acceso a un mercado de alto valor que rinda ingresos estables. Del otro lado, Siembra Viva le sirve a miles de consumidores urbanos productos locales, saludables y frescos a un precio justo.

Con la ayuda de la inversión de Acumen y su conocimiento de negocios, Siembra Viva ahora está trabajando en un plan de cinco años para integrar a 370 familias rurales en su red agrícola, dar asistencia técnica a sus productores sobre la producción regenerativa de cultivos de alto valor y analizar y mejorar todas las etapas en su cadena de valor. Según Siembra Viva, los esfuerzos combinados que apoyan la inversión de Acumen deben incrementar los ingresos de los agricultores un 160% y garantizar la sostenibilidad de su modelo de negocios.

A pesar de ser una historia de éxito en los negocios sociales, el caso de Siembra Viva no es único. Y tampoco es único el trabajo del Acumen Fund. Lo distintivo en esta historia es la relación entre Siembra Viva y Acumen, entre una empresa social local en etapa temprana y una aceleradora de reconocimiento global: una historia del gran impacto que puede generar una relación de este tipo.

Acumen es apenas una entre un grupo creciente de instituciones que combinan entrenamientos de alta intensidad, tutoría y financiamiento para ayudar a organizaciones que ya tienen un plan de negocios andando a escalarlo rápidamente. En el caso de Acumen, el capital semilla, los prestamos a largo plazo y las inversiones en acciones toman un papel más importante en su estrategia que los entrenamientos pre-inversión o la asistencia continua para el desarrollo del negocio. Para otras aceleradoras, el entrenamiento y la asistencia son clave, mientras que la financiación no lo es.

Las aceleradoras con objetivos sociales como Acumen, aunque se enfoquen en metas relacionadas al desarrollo, no son organizaciones caritativas. Y aunque buscan la sostenibilidad económica y el rendimiento de sus inversiones, no son como otras instituciones de capital privado que también invierten en etapa temprana. Existen aceleradoras con y sin fines de lucro y para algunas el impacto social es tan importante como el rendimiento económico. Y a diferencia de las incubadoras, que apoyan a los emprendedores en el desarrollo de ideas con potencial de convertirse en negocios exitosos, las aceleradoras apoyan y escalan el impacto de emprendimientos prometedores que ya están más allá de la “etapa idea”.

Como Acumen, existen varias aceleradoras alrededor del mundo que – siguiendo sus propios objetivos y estrategias – están dirigiendo recursos financieros y técnicos en torno a organizaciones sin fines de lucro y empresas pequeñas como Siembra Viva, que transparentan nuestras cadenas de valor, crean un comercio más justo y producen productos mejores para la sociedad y menos dañinos para el medio ambiente.

Aunque la industria tecnológica continúa dominando el mercado, existen todo tipo de aceleradoras enfocadas en otros sectores. Aquí está una lista de cinco de ellas, las cuales trabajan con las empresas sostenibles de bosque y finca que tanto queremos y admiramos en Canopy Bridge:

Acumen Fund: Fundada en 2001 con apoyo de la Rockefeller Foundation, Cisco Systems Foundation y tres filántropos independientes, Acumen ya tiene oficinas en cinco países en tres continentes. Enfocándose en seis áreas clave, Acumen ha invertido más de $100 millones en 92 compañías alrededor del mundo – promoviendo métodos tradicionales de producción de miel en la India, dándole acceso a mercado a pequeños productores en Uganda, añadiéndole valor a la industria cafetera en Ruanda y conectando a través de plataformas de telecomunicaciones a los agricultores del oeste del África. Acumen Fund recibe donaciones filantrópicas, invierte a largo plazo y en etapa temprana en empresas sociales escalables y recicla los retornos para hacer nuevas inversiones en África, Asia y Latinoamérica.

Fledge: Con base en Seattle, EEUU, Fledge le ofrece a las empresas sociales tutoría virtual, programas de entrenamiento y acceso a una red global de apoyo. En algunos casos, Fledge invierte directamente en sus “Fledglings” y los conecta con inversionistas de impacto en África, Latinoamérica, Norteamérica y Europa. Fledge se enfoca específicamente en proyectos relacionados a mujeres, tecnología limpia, ambiente y comida y agricultura. Entre los “Fledglings” están Agua Piedra Mezcal, una compañía mexicana que produce mezcal artesanal en la ciudad de Oaxaca, y Cropital, una plataforma de “crowd-funding” para pequeños agricultores en las Filipinas.

Agora For Good: Aunque físicamente ubicados en San Francisco y Nueva York, Agora está en todos lados. Desde su fundación en el 2014, Agora funciona como una feria virtual descentralizada para la inversión de impacto y la filantropía, permitiéndole a individuos financiar en conjunto las ONGs, empresas sociales y causas que apoyen. Asimismo, Agora le ayuda a estas organizaciones a obtener financiación sin tener que recurrir exclusivamente a fundaciones privadas, agencias gubernamentales o inversionistas de impacto de gran escala. Adicionalmente, Agora y su red de aliados manejan varios fondos destinados al crecimiento de empresas en etapa temprana o avanzada que trabajen en una o más de sus seis áreas de enfoque: pobreza, salud, educación, infraestructura, equidad y medio ambiente.

NESsT: Enfocándose específicamente en mercados emergentes, NESsT le da a empresas de alto impacto capital semilla, entrenamiento en negocios y acceso a una red de aliados. A través de esta estrategia triple, NESsT permanece involucrada con las organizaciones que apoya – desde su creación y crecimiento hasta que se convierten en empresas sostenibles en cuanto a recursos y organización interna. NESsT mantiene un portafolio diverso y mide su rendimiento cada quince años en base a indicadores económicos y sociales. Entre las organizaciones que apoya NESsT y cuyo crecimiento ha acelerado están Inka Moss, que recolecta en Perú y mercadea en las américas el musgo Spagnum utilizado en viveros como sustituto para materiales sintéticos, y Café Compadre, una marca pequeña de café que le entrega a sus proveedores rurales tecnologías solares para que puedan tostar sus granos in situ.

Village Capital: Con el fin de democratizar el acceso a la oportunidad y asegurar la sostenibilidad de los recursos naturales, Village Capital trabaja globalmente para identificar y apoyar emprendimientos en dos categorías principales: 1) salud, educación e inclusión financiera y 2) energía y agricultura. Su modelo de aceleración anti-jerárquico y en base a soluciones es único porque en vez de recibir aplicaciones de empresas en etapa temprana, Village Capital primero identifica un problema de importancia global y luego contacta entre 10 y 12 emprendedores que ya están trabajando en el tema y pueden contribuir al desarrollo de una solución. El grupo participa en un entrenamiento intenso y al concluir el programa los participantes se evalúan los unos a los otros. Los dos emprendedores que sus compañeros consideran ser los más prometedores reciben capital semilla de Village Capital y su red de co-inversionistas. Algunas de las empresas que han recibido capital semilla de Village Capital a través de su proceso de aceleración incluyen Future Pump, Wanda Organic, Parvata Foods y EFK Group.

Según Gust, una plataforma en línea para aceleradoras y empresas en etapa temprana, en el 2015 más de 60 aceleradoras apoyaron a más de 1,300 empresas en Latinoamérica, invirtiendo más de $30 millones en la región. Aunque este valor representa inversiones altas en capital semilla, las empresas de productos naturales sostenibles forman en conjunto una fracción minúscula en los portafolios de las aceleradoras a pesar de tener un potencial enorme de crecimiento e impacto social – potenciando la agricultura y recolección salvaje sostenible, abriendo mercados para productos de bosque no-maderables o conectando a consumidores y productores a través de plataformas de comercio más justas y horizontales.

Es ahora el momento de utilizar el poder de las aceleradoras para impulsar el crecimiento y el impacto social de las empresas sostenibles de finca y bosque.  Si sabes de otras aceleradoras que ya estén haciéndolo, por favor contáctanos o déjanos una nota en la sección de comentarios.


« « Previous
Next » »


Add a comment