Home Blog Blog Blog 5 productores de aceites amazónicos que me enseñaron a apreciar el aceite

5 productores de aceites amazónicos que me enseñaron a apreciar el aceite

 

Iván Ulchur-Rota

 

Hace unos días mi hermana notó que yo había subido de peso. Me miró detenidamente a lo ancho y tras una cordial pausa sugirió explorar más a fondo y con más cuidado las alternativas de aceites a mi alcance. “Aprovecha que trabajas en Canopy Bridge”, me dijo antes de que yo pudiera culpar a la navidad o al fin de año. Lo confieso: la complejidad y riqueza que puede existir entre aceites había pasado desapercibida para mi, a pesar de que conozco personas que usan el aceite de coco, por ejemplo, hasta para sanar pequeñas heridas. En mi experiencia había dos opciones: el de girasol y el de oliva. Pero estaba muy equivocado, no solo en cuanto a variedad sino en cuanto a sus orígenes.

En Canopy Bridge contamos con productores amazónicos que producen aceites maravillosos y para diferentes usos. Así como algunos pueden utilizarse en la cocina, otros también tienen fines medicinales y cosméticos. Aquí te presentamos cinco que nos parecen particularmente prometedores. Los tres primeros son aceites de cocina, extraídos de frutas o nueces, mientras que los dos últimos son aceites esenciales, destilados de diferentes partes de la planta.

 

1.Aceite de Coco de la Asociación Ojos de Agua

 

Screen Shot 2016-09-22 at 2.24.47 PM-318x234

Este aceite de coco está hecho de la pulpa rallada de cocos provenientes de la provincia de Picota, en el borde este de la Amazonía peruana, atravesada por el Río Huallaga. En general, el aceite de coco es ya conocido como alternativa saludable a otros aceites porque a pesar de su alto contenido de grasa saturada, no se trata del mismo tipo de grasas que se encuentran en la carne roja, por ejemplo. No todas las grasas son malas. Los triglicéridos de cadena media –que es lo que contienen estos aceites– pueden estimular el colesterol HDL (que puede ser “beneficioso” para el organismo) y, con moderación, pueden ser parte de una dieta saludable. Pero cuidado, como siempre, con cualquier pretensión de “alimento milagroso”: contrario a lo que alegan algunos, no hay suficiente evidencia para asegurar que el aceite de coco ayude a bajar de peso. Mientras que en la cocina se puede usar para freír y hornear, este aceite también tiene proteínas que, se cree, ayudan en el cuidado del cabello y como acondicionador.  

Pero lo más interesante de este producto en particular es la manera y la historia de cómo se produce. Proviene del Distrito de Pucacaca en la provincia de Picota en Perú. En 2003, campesinos de la zona empezaron a organizarse para formar en 2007 la Asociación El Bosque del Futuro Ojos de Agua y gestionar el manejo de su propia área de conservación. Desde 2010 sus 16 miembros identificaron al procesamiento natural del coco como una alternativa para financiar sus esfuerzos. La palma de coco es un cultivo muy común pero subvalorado en la Amazonía, por lo que la comercialización de su aceite es una manera de generar ingresos en coherencia con las condiciones del ambiente y dándole valor a la palma. Así nada se desperdicia: las cáscaras de los cocos son utilizadas luego para hacer bloques de carbono que luego pueden ser usados como combustible.

Puede contactarse a la Asociación El Bosque del Futuro Ojos de Agua y conocer un poco más de lo que hacen a través de su perfil de Canopy Bridge.

 

 

 

2. Shiwi

Aceite 50ml1-318x234

Shiwi tiene de todo. Mieles, ajíes, cervezas, aceites. Pero la estrella de entre el reparto es el aceite virgen de castaña o nuez de brasil.  La nuez de brasil puede ser consumida cruda o tostada y se la utiliza también para dulces, galletas o picadas. Tiene –como tanto en la Amazonía– gran valor nutritivo, ya que es rica en grasas saludables (como el coco), fibra, vitaminas y muchísimos minerales. Shiwi recomienda el aceite para cocinar y echarlo en la comida o untarlo en el pan con un poco de sal.

El árbol de la castaña o nuez de brasil (Bertholletia excelsa) es una especie que solo produce en medio del bosque tropical intacto después de décadas de crecimiento, por ende, también es clave en muchas iniciativas de conservación. La nuez de brasil es la semilla del árbol, y como es deliciosa y se cosecha en su estado silvestre, su comercialización es una oportunidad para que agricultores locales generen ingresos sin sucumbir a ninguna tentación maderera.  

Shiwi fue fundada en 2011 por la bióloga y ambientalista Sofia Rubio para la elaboración de productos orgánicos hechos de la nuez de brasil. Las nueces utilizadas provienen de la provincia Madre de Dios en la Amazonía peruana, en colaboración con los productores de la Reserva Tambopata.  Como sabemos que te quedaste con ganas de probar su aceite de castaña sobre una ensalada ligera, aquí está su perfil en Canopy Bridge.

 

3. Candela Perú

thumbnail_2015-Dec-17-18-47-21__117-4_570x531_

 

Candela Perú genera valor en zonas de alto riesgo a través del procesamiento y comercialización de productos naturales. De entre sus aceites se destaca el de Sacha Inchi, la nuez de una planta trepadora también nativa de la Amazonía y los Andes. Esta nuez era consumida por los Incas desde épocas prehispánicas. Lo sabemos, entre otras cosas, porque es una figura recurrente en cerámicas y artefactos de la época. El sacha inchi –que además parece estrella– es  extremadamente nutritivo, con alto contenido antioxidantes, vitaminas y proteína.

El aceite que se extrae de estas semillas es rico en ácidos insaturados, por lo que se considera como una opción sana para controlar los niveles de colesterol malo en la sangre. Para cosméticos, el aceite de sancha inchi puede usarse para hidratar la piel y tratar irritaciones o alergias.

 

Los productos de Candela Perú tienen hasta seis certificaciones. Para conocerlas mejor visita su perfil en Canopy.

4. Aceites Esenciales Chankuap

jengibre

 

Esto es importante: los aceites esenciales son destilados de las hojas y raíces de la planta, no de la pulpa como en el caso del coco. Son sustancias concentradas. Las esencias tienen fragancias mucho más fuertes y tienden a utilizarse más para aromaterapia o tratamientos de la piel. En la cocina son por sobre todo saborizantes. Mientras que los aceites esenciales se empacan en menor cantidad, los aceites de infusión tienden a venderse en mayor volumen por su variedad de uso.

Chankuap tiene una gran gama de aceites. El que me llamó más la atención fue el de jengibre, que se recomienda para afecciones de la garganta. Como donde vivo hace frio con frecuencia, es perfecto para verter unas gotas con agua caliente y limón en un día de lluvia. También puede aplicarse sobre lesiones musculares y masajes. Chankuap tiene aceites esenciales de Ishpink orgánico, cúrcuma orgánica y hierba luisa, plantas cultivadas en las huertas tradicionales de los pueblos indígenas Achuar y Shuar.

La Fundación Chankuap nació en 1996, de los trabajos de la Misión Salesiana de Wasakentsa, en territorio Achuar de la provincia del Macas en la Amazonía ecuatoriana. Es un proyecto pensado para viabilizar la producción comunitaria y sostenible de las comunidades locales. Sus productores incluyen a gente de los pueblos Shuar y Achuar, cuyos territorios –tradicionalmente usados para la caza– están siendo sustituidos por pastizales para ganadería. El territorio Achuar– que significa “gente de la palmera del aguaje”– se expande en el sur de la Amazonía ecuatoriana y el norte del Perú. Los Shuar –“gente de la montaña”– en cambio viven al pie de la cordillera oriental de los Andes.

La Fundación Chankuap comercializa internamente desde su centro de acopio en la ciudad de Macas. Pero para mandar sus productos más lejos –a todas partes del mundo– cuentan con su perfil en Canopy Bridge.  

 

5. Aceites Esenciales Camino Verde

Screen Shot 2016-07-08 at 15.45.48-318x234

 

El potencial de Camino Verde Tambopata es enorme. Su objetivo es proteger la biodiversidad de la Amazonía peruana a través del manejo estratégico y sostenible de los recursos naturales en la rivera del Río Tambopata. ¿Cómo?  Creando una economía compatible con la conservación que pueda suplantar a la extracción de recursos no-renovables o a la industria maderera. Camino Verde empezó como un proyecto de reforestación.

Pero lo más interesante de su trabajo es la creatividad que éste implica. Contra las presiones de la industria maderera, la Asociación Camino Verde busca crear una oferta innovadora con una línea de aceites de especies forestales poco conocidas.  Su prioridad han sido  especies únicas o raras –como Moena Alcanforada, una especie forestal de la familia de las lauráceas– para la extracción de sus esencias. Su trabajo, en ese sentido, es también uno de descubrimiento y creación. Sus aceites esenciales son extraídos con suma responsabilidad ambiental, sin impacto sobre los árboles de los que se extraen las esencias. Para saber más y conseguir sus aceites esenciales, visita su perfil.


« « Previous
Next » »


Add a comment